¿Cómo actuar si no puedo hacer frente a mis deudas?

Cuando nos encontramos ante adversidades económicas y vemos limitados nuestros ingresos mensuales la situación se vuelve especialmente complicada cuando tenemos deudas que afrontar. Ya sea un préstamo personal, una hipoteca o cualquier otro tipo de crédito, es importante incluir el pago de dichas cuotas dentro de nuestras prioridades, ya que no pagarlas nos causará una serie de problemas que se irán volviendo más grandes con el paso del tiempo.

deudas

He aquí la importancia de saber endeudarse de forma inteligente, calculando correctamente el importe solicitado y los plazos de devolución, asegurándonos así que podremos hacer frente a los pagos. Aun así siempre pueden suceder imprevistos que limiten o anulen nuestra solvencia, ante estas situaciones ¿qué debo hacer cuando no puedo asumir mis deudas? ¿Cómo afrontar la situación en la que no puedo pagar la hipoteca?

¿Qué sucede si dejo de pagar mis deudas?

Cuando dejamos de pagar nuestras deudas o hipoteca lo primero que sucede es que se nos aplican unos intereses de demora por parte de la entidad acreedora. Estos intereses tienden a ser considerablemente mayores a los intereses normales. Es decir, cuanto más tardemos en pagar nuestra deuda mayor será ésta, ya que se le irán aplicando estos intereses de demora. Al mismo tiempo corremos el riesgo de entrar en listas de morosos como RAI o ASNEF (normalmente a partir del quinto mes de impago aproximadamente) lo que nos complicará conseguir créditos de otras entidades en el futuro.

Mientras la situación de impago se extienda en el tiempo el tema irá complicándose. Al de 3 o 6 meses del primer aviso de impago la entidad acreedora puede presentar una demanda judicial. Esto suele acabar en el embargo de los bienes personales del deudor, que al no contar con la liquidez necesaria para responder a sus deudas se le toman sus bienes, como pueden ser su vivienda, automóvil y demás propiedades. Además, si el préstamo o crédito fue concebido con un avalista también se podrán embargar las propiedades y bienes de éste.

“Dejar de pagar deudas puede suponer la entrada en listas de morosos así como sufrir embargos de nuestros bienes personales o los de nuestro avalista”

¿Qué hago si no puedo hacer frente a mis deudas?

La primera premisa que debemos tener muy clara es que es mucho mejor pagar nuestras deudas con retraso que no pagarlas jamás. En el caso de una hipoteca por ejemplo, contamos con varios meses para pagar las cuotas retrasadas antes de que se celebre la subasta del inmueble que finalizará con el desahucio de nuestro hogar. Por esto mismo no tires la toalla después de los primeros impagos, trata siempre de hacer frente a tus deudas aunque no te quede más remedio que hacerlo con algunos meses de retraso.

“Siempre es mejor pagar las deudas con retraso que no pagarlas jamás”

 

En el caso de créditos personales también existen soluciones. La entidad acreedora siempre preferirá que pagues tu cuota con retraso a que no la pagues nunca, por lo que una buena idea puede ser la de acudir a ellos en busca de ayuda. Posiblemente contarán con soluciones como el aplazamiento del pago del préstamo en el tiempo, que aunque pueda suponer unas comisiones superiores te ayudará a salir del apuro.

Sea como sea, son dos las ideas que debemos tener claras siempre; hay que endeudarse de forma inteligente siendo conscientes de nuestra liquidez, y en caso de que esa liquidez se vea afectada por algún imprevisto debemos tener claro que en lo que se refiere al pago de nuestras deudas más vale tarde que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *