Conceptos básicos antes de invertir en una Startup

deudas

Invertir en Startups no es excesivamente complicado. No existen muchas diferencias, en cuanto a base, con invertir en cualquier otro entorno, sea este la bolsa, inmobiliario o arte, por poner tres ejemplos de inversión.

Básicamente hay que tener olfato, hay que conocer las startups donde se va a dipositar el dinero, y hay que saber que el periodo de permanencia en dicha startup es de entorno los cinco años, si la Startup no termina por cerrar antes.

Y en este entorno de las inversiones en Startups, hay que conocer cierta terminología que es la más habitual en este mundo de inversores y emprendedores. Terminología que encontrarás, generalmente en los contratos y pactos de socios:

Term sheet: Es el documento en que el inversor declara su interés en participar en la empresa en unas determinadas condiciones y es el punto de partida de la negociación del acuerdo.

Valoración premoney: Es la cantidad en que valora la empresa el inversor antes de poner el dinero y en base a la cual pide un % de la empresa por su aportación monetaria. Dividendo preferente: En caso de que la empresa tenga beneficios se acuerda que se le den esos dividendos de manera preferente al inversor, normalmente como % de su inversión.

Preferencia en la liquidación: El inversor en caso de venta primero obtiene lo que puso y luego se hace el reparto según porcentaje participación.

Adquisición preferente: Es un derecho por el que el inversor obtiene un derecho preferencial de tanteo (comprar por el mismo precio a los que lo ofrece a terceros) para adquirir las participaciones que quiera vender un socio.

Cláusula antidilución: Establece que si la valoración de una futura ronda de financiación es menor a la valoración a que entró, el inversor mantiene el % participación. Muy útil cuando el inversor hace una apuesta muy fuerte desde un principio, con un riesgo alto de que la startup no salga adelante. En caso de ampliación de capital, se reserva el derecho de no perder cuota de participación.

Recompra: Pacto por el cual se produce la recompra de la empresa por el emprendedor en unas determinadas condiciones de precio y plazos. Normalmente aquí se suele estipular una especie de crédito participativo por el cual, transcurrido un tiempo, y si lo considera oportuno, el inversor puede ejecutar su cláusula convirtiendo este crédito en capital.

Cláusula de arrastre (drag along): Otorga al Socio que la posee a arrastar al resto de socios en una operación de venta de acciones que él decida.

Cláusula de acompañamiento (tag along): Otorga al Socio que la posee a acompañar a otros Socios en una operación de venta de acciones que hayan recibido.

Composición del Consejo: Reparto de la estructura de poder del consejo.

Derechos de veto: El inversor se reserva derecho de vetar determinadas decisiones pese a estar en minoría.

Derechos de información: Derecho a recibir informaciones, financiera especialmente, en ciertas formas y tiempos por el inversor.

Bloqueo administrativo: En caso de un bloqueo en la toma de decisiones se permite al inversor a conseguir vender la Startup y el resto de los socios quedan obligados a vender.

Obligaciones de permanencia, exclusividad, no competencia y confidencialidad. Hay algunos que consideran que su aplicación concreta por vía judicial no seria clara. Aquí siempre se recomienda negociar con los emprendedores y resto de inversores.

Opciones: Si se cumplen determinadas condiciones y objetivos, se liberan acciones para el emprendedor, y en este caso es el inversor quien se acaba diluyendo.

Estas son algunas de las cláusulas con las que deberemos estar preparados si queremos invertir dinero en una startup.

Cláusulas habituales que a algunos les parecerán justas y a otros, injustas. Pero es lo que hay :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *