Futuro y soluciones TIC en la industria automovilística

El sector automovilístico es considerado por muchos como la “industria de las industrias”. Y no es para menos, ya que desde el siglo XX la producción de vehículos en occidente no ha parado de crecer a un ritmo desenfrenado. De hecho, la demanda anual de automóviles en el mundo crece a un ritmo sostenido del 5%. Solo en 2014 se produjeron, entre todas las marcas y plantas productoras, más de 90 millones de coches y según las últimas estimaciones, para el año 2018 esa cifra ascenderá a los 100.

La competencia, por lo tanto, es feroz y la necesidad de introducir mejoras tecnológicas en los automóviles es una realidad. Pero las propias marcas también deben procurar mejorar de forma interna con la introducción de herramientas específicas para su gestión. El software de empresa es parte indispensable de ese plan de innovación que deben administrar las empresas de forma interna. Los programas de gestión empresarial ERP o CRM son los más adecuados para cumplir esa función y potenciar la organización empresarial.

Los factores de mercado que marcarán el futuro de la industria automovilística

Algunos de los aspectos que la industria del automóvil debe tener en cuenta para adaptarse a los cambios que los factores demográficos, culturales y ambientales están provocando son los siguientes:

  • Un mercado en alza: cada vez hay más población y una mayor demanda de automóviles, tal y como se ha comentado al principio del artículo. Este hecho supone todo un reto que debe potenciarse con un software de empresa capaz de organizar de forma efectiva la producción de las diferentes plantas de las marcas en todo el mundo.
  • Un desplazamiento de la demanda: los cambios en el mercado global están provocando que surjan nuevos actores a los que se debe de prestar mucha atención desde un punto de vista comercial. El mercado asiático, y en especial el chino e indio, son dos grandes focos de venta que centralizarán la mayor parta de la demanda de coches en los próximos años. Este hecho, junto con la deslocalización industrial que está sufriendo la industria durante los últimos años, hace necesario que el control de todas las sucursales sea absoluto y se gestione desde una misma base de datos. Un software de empresa como el ERP está especializado en realizar ese tipo de funciones de manera efectiva, y forma parte de las herramientas de futuro que el sector deberá implantar durante los próximos años para mantenerse competente.
  • Digitalización: como se ha dicho anteriormente, las empresas deben contar con software de empresa capaz de abastecer las diferentes necesidades que los clientes demanden. Además, la introducción de soluciones TIC en los automóviles es otro de los factores clave de cara al futuro. Y es que los usuarios ya demandan poder hacer en el coche lo mismo que hacen con un ordenador desde su casa: informarse, divertirse, entretenerse…
  • Masificación de las ciudades: se calcula, según los últimos informes de los organismos especializados, que para el año 2050 más del 70% de la población mundial vivirá en las grandes ciudades.
  • Aumento de la dureza legislativa: las normas gubernamentales e internacionales respecto al cuidado del medioambiente son cada vez más duras y la industria debe adaptarse a esta situación.

En conclusión, el futuro de la industria automovilística pasa por aumentar su eficiencia productiva y logística a través de un software de empresa como el ERP o el CRM. Los objetivos son, por lo tanto, conquistar a los clientes jóvenes; realizar automóviles respetuosos con el medio ambiente pero sin que pierdan las prestaciones más valoradas por el público y, por último, hacerse un hueco importante en el mercado asiático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *