¿Cuesta lo mismo la electricidad a empresas y particulares?

La electricidad es uno de los inputs imprescindibles para cualquier actividad empresarial que se precie. Aunque también lo es para los hogares, que utilizan la energía eléctrica para calentar el agua, subir la temperatura de las casas en invierno o para llevar a cabo un gesto tan cotidiano como encender la lavadora. Por eso, una pregunta frecuente es la siguiente: ¿se utiliza el mismo precio de la electricidad para empresas y particulares?

La respuesta es no, y así lo corroboran los datos. De hecho, entre 2012 y 2013, tal y como indica el Informe sobre Energía y Sostenibilidad en España, los precios finales de la tarifa de la luz se mantuvieron estables para los consumidores domésticos. (Hay que decir, a pesar de todo, que los años precedentes el precio aumentó a una media del 10% anual). En cambio, para los consumidores industriales, la tarifa de la luz para empresas aumentó su precio hasta en un 5,3%. Las diferencias son notables, y aparecen más si lo comparamos con las tarifas de los países de la UE, contra los que competimos:

precio de la electricidad en España entre hogares e industria

Desde 2007, año en que el precio del kwh era más elevado en los hogares de la UE-28, la diferencia no ha dejado de aumentar en detrimento de los consumidores españoles. Lo mismo ocurre con el sector industrial. En 2007 y 2008, los precios que las industrias pagaban en la factura de la luz para empresas se mantenían a unos niveles muy similares en España y la UE-28. A partir de entones, se observa un cambio de tendencia sustancial que termina en 2013, momento en el que la diferencia entre el precio final para la industria española y europea alcanzó una mayor distancia. La tarifa de la luz para empresas es, por lo tanto, uno de los principales quebraderos de las compañías españolas, independientemente de su sector. La razón es que la energía eléctrica es un input imprescindible para cualquier actividad productiva, y sumado a este hecho aparece la complejidad misma del mercado español. Este hecho provoca que muchas veces las compañías acaben pagando de más en la tarifa de la luz para empresas sin saber las causas reales. En la actualidad, el mercado eléctrico ha abierto sus puertas a nuevos actores y comercializadoras que ofrecen precios más competitivos que las compañías tradicionales. El argumento de estas nuevas compañías es la menor carga marginal que añaden a la energía por sus funciones de intermediación.

En el caso de la factura de la luz para los particulares sucede lo mismo, aunque en este caso la diferencia con el resto de particulares de la UE-28 es aún más desproporcionada que a nivel industrial.

En conclusión, estudiar las diferentes opciones que ofrece el mercado para encontrar tarifas de la luz para empresas y hogares más competitivas puede suponer un ahorro considerable al final del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *