Requisitos para escoger un nombre de marca blanca

nombra naming

 

La crisis económica que estamos viviendo ha provocado que muchas marcas tradicionales hayan bajado sus ventas en detrimento de las denominadas marcas blancas. Este tipo de productos, que en realidad son marcas pertenecientes a las grandes empresas distribuidoras, se diferencian de la competencia ofreciendo grandes descuentos y promociones. Al fin y al cabo, la simplicidad del envase y la poca inversión destinada al diseño del packaging hace que puedan bajar su precio considerablemente. Aún así, en los últimos tiempos las marcas blancas han comenzado a utilizar estrategias de branding exclusivas de las marcas de fabricación propias. Por eso, cada vez es más habitual ver en las estanterías de los supermercados productos de marca blanca con diseños muy elaborados. Desde el naming hasta el envase, todo está cuidadosamente confeccionado para convencer a los clientes.

¿Cuáles son los requisitos para definir un buen nombre de marca blanca?

nombra naming

El nombre de marca es una de las señas de identidad imprescindibles para el usuario. Al escogerlo, se deben de tener en cuenta una serie de requisitos que lo hagan fácilmente identificable por el público y que no ofrezca connotaciones negativas, entre otros:

  1. Que sea original y creativo: en la actualidad existen muchas empresas dedicadas al mismo sector. Distanciarse de la competencia, por lo tanto, es un factor clave para el éxito. Así que olvídate de nombres convencionales y aburridos y apuesta fuerte por la originalidad del nombre de tu marca. Especialmente si es de una distribuidora. Es por todos sabido que los clientes somos infieles por naturaleza, y muchas veces nos precio marca blanca. Por eso, es necesario generar confianza a través de la imagen de marca para lograr afianzar esa relación en el tiempo.
  2. Que sea corto y fácil de recordar: que un naming sea fácil de recordar facilita mucho que llegue al gran público. Nombres excesivamente largos o palabras difíciles de pronunciar deben ser evitadas. Por norma general, las marcas blancas están vinculadas a productos alimenticios y a cadenas distribuidoras que todos conocemos. Es significativo el hecho de que el nombre de marca que han escogido esas distribuidoras para sus marcas blancas no tiene relación ninguna con el nombre del supermercado que las comercializa. Tratar de desvincularla de la distribuidora y crear una estrategia de branding diseñada para diferenciarse de esta es otra de las tendencias en este momento.
  3. Que concentre la estrategia de empresa: a la hora de crear un naming se deben de tener claros los conceptos que se quieren transmitir. Nuestro naming o nombre de marca blanca implicará, con el tiempo, que el público lo relacione con unos determinados valores y percepciones que se activarán al escucharlo o leerlo. Saber qué valores quieren transmitirse desde el momento de su creación es primordial para no cometer un error casi irreparable.
  4. Conocer el significado en otros idiomas: nunca está de más tener un diccionario a mano, ya que no sería la primera vez que una palabra con un significado adecuado en un idioma es una expresión de mal gusto en otro. Es mejor no ser perezoso a la hora de recopilar información sobre nuestro futuro naming, ya que puede ahorrarnos más de un problema.
  5. Debe transmitir un mensaje positivo: hay ciertas marcas que con sólo escuchar su naming las relacionamos con algo positivo. A veces con viajes, otras con diversión, adrenalina o amigos. Eso se consigue con el tiempo, ya que a través de las acciones de la empresa sus nombres se llenan de contenido. Pero desde un principio, el naming inicial debe transmitir frescura y sensaciones positivas al público.

Las marcas blancas, en definitiva, han experimentado un gran aumento en sus ventas durante los años de crisis económica. En la actualidad, en cambio, parece que las marcas tradicionales se están recuperando poco a poco debido a la relación que establecen con sus clientes, basadas en la calidad y la personalización. Por eso, a la hora de crear un naming para una marca blanca es importante tener en cuenta el contexto en el que nos encontramos. Ya no sólo es importante que el precio sea más barato, sino también que el diseño y la imagen de la marca inspiren confianza en el público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *